miércoles, 16 de diciembre de 2009

el amor no está en la publicidad

Y menos en el exceso. Vivimos saturados de publicidad, somos soportes publicitarios anunciando logotipos casi sin darnos cuenta. Y por lo visto todavía en esa caja tonta que adorna nuestros salones puede haber todavía más minutos de publicidad. Afortunadamente, ha llegado un salvador, un tal Steve Channel que tiene una buena solución para el desahogo ante tanto anuncio.
La televisión está quedándose obsoleta con la revolución digital, pero aunque sea, hagámoslo por nuestros padres que aún ven series interrumpidas por millones de anuncios. Digamos No a una Ley que como siempre, beneficia a los de siempre.


Actúa y pásalo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada