martes, 22 de diciembre de 2009

el amor está en el agua congelada

¿Por qué la nieve nos hace sonreír? Sobre todo si no tenemos que coger el coche. Ayer me desperté a las seis de la mañana porque tenía la ropa tendida y se me estaba congelando por la nieve, pero no me importó. Luego de camino al curro me di cuenta de que no sólo yo sonreía por la calle y eso que en muchas aceras ya quedaba sólo el plastón negruzco de la nieve mancillada (toma frasecita)

Hoy me he levantado con la esperanza de que hubiera vuelto a nevar pero nada. La sonrisa había desaparecido.

Creo que me voy a comprar algo de esto para echarlo por la ventana durante todo el año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada